Leer Aussières

Acerca de Domaine d’Aussières

Aussières se construyó sobre un fértil ecosistema donde confluyen la naturaleza y las personas para aprender unas de otras y crear. Aquí dicen que se necesita un pueblo para hacer un vino.

Nuestro pueblo es un lugar lleno de vida, donde el diálogo es el valor fundamental. Un diálogo múltiple entre los elementos, entre las generaciones que han trabajado su tierra, entre sus habitantes y artesanos, y entre las distintas corrientes de pensamiento del mundo del vino. Aussières hace que todos se sienten a la mesa, lo que mantiene la conversación y, en última instancia, lleva al éxito.

El Viñedo

El viñedo de Aussières se extiende sobre 167 hectáreas en los contrafuertes de Fontfroide, al sur de Narbona. En las laderas altas, los suelos son muy poco profundos y pedregosos. En las llanuras son más arenosos y profundos. En algunas parcelas, afloran bloques de arenisca rosa que dificultan el trabajo mecánico.

Dos tercios de los viñedos corresponden a la DOC Corbières y un tercio a uva Pays d’Oc. Cada uno con su propia variedad de uva: Syrah, Mourvèdre, Garnacha, Carignan y Cinsault para el primero; Chardonnay, Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot para el segundo.

El viñedo de Aussières se maneja según la tradición de Corbières, con plantaciones de 4400 plantas/hectárea, en espaldera.

La Historia

Los primeros datos oficiales sobre Aussières se remontan al año 97 d.C. Importante proveedor de vino de Roma durante muchos años, sus viñas fueron arrancadas por decreto del emperador romano Domicio, que pretendía impulsar el éxito de sus propios vinos italianos.

Aussières volvió a ser propiedad de la abadía de Fontfroide en 1065, esta vez como granja y viñedo. Tras la Revolución Francesa, fue confiscada a la iglesia y comprada por el conde Daru, administrador de la finca privada de Napoleón Bonaparte, que continuó con su lucrativa producción vinícola.

Hasta los años cincuenta, Aussières seguía siendo un pueblo vinícola con 180 habitantes, una escuela, una panadería, una herrería y cientos de hectáreas de viñedos en producción.

En 1999, la propiedad se encontraba abandonada cuando el barón Eric de Rothschild la compró y decidió redefinirla como propiedad vinícola de alta calidad.

«Hoy en día, los vinos de Aussières expresan la historia de esta propiedad ancestral, así como los esfuerzos más recientes de nuestros equipos que buscan hacer que este extraordinario terroir alcance todo su potencial. Estamos deseando ver cómo evolucionarán estas expresiones a lo largo de los años.»

Saskia De Rothschild

 

El pueblo

Los restos en ruinas de lo que fue, hasta los años cincuenta, un animado pueblo artesanal han sido renovados por el equipo del barón Eric de Rothschild. El reto consistía en elevar el pueblo a un lugar que pudiera ser funcional y próspero en el siglo XXI, preservando al mismo tiempo su historia y sus tradiciones. 

En la actualidad, el pueblo de Aussières alberga a numerosos empleados y temporeros, así como la bodega, la administración y los cobertizos para la maquinaria. 

En los próximos años, nos gustaría volver a acoger a los artesanos y dar vida al pueblo con un nuevo programa de enoturismo, actos culturales, residencias de artistas, etc.

La naturaleza

Las colinas y el complejo circo geológico del país cátaro, bañados por el sol y el aire fresco del Mediterráneo, crean un rico ecosistema de flora y fauna meticulosamente mantenido por el equipo de Aussières. 

Solo un tercio de las 570 hectáreas de la propiedad se destina al cultivo. El resto del terreno se deja cubierto de bosques y matorrales con el fin de crear biodiversidad para los años venideros.

La vida pausada

La región de Corbières es una microrregión del Languedoc, conocida por su fuerte carácter. Más que un hermoso paisaje, es una tierra llena de vida, contrastes y capas. 

Para descubrirla, basta caminar por sus colinas rocosas, a lo largo del ecosistema cuidadosamente preservado que bordea el mar Mediterráneo. Ir de un castillo cátaro a otro, encontrarse con rebaños de ovejas en el camino. Pasear por el animado mercado cubierto de Narbona…

Corbières fomenta el arte de cocinar y vivir despacio. La región, con su marcado terroir, alberga una cocina fresca y rústica, compuesta por sabores de la tierra, ingredientes sencillos como hierbas silvestres, frijoles, ostras de Gruissan… 

El perfecto microclima de Corbières, a veces comparado con el de California, limita el uso de tratamientos y hace tiempo que allanó el camino hacia la sostenibilidad. Los lugareños están orgullosos de proteger el entorno naturalmente preservado de la región, especialmente los viticultores, muchos de los cuales siguen estrictas directrices (agricultura ecológica AB, HVE -alto valor medioambiental- y otras) para hacer de las Corbières el destino vinícola ecorresponsable.

Nuestros compromisos

Se necesita un pueblo para hacer un vino

Los vinos de Aussières son el producto de suelos de miles de años, siglos de tradiciones vitivinícolas y el compromiso de seguir un camino sostenible, tomando prestado de los conocimientos ancestrales para prepararse para el futuro.

Para nosotros, un ecosistema sano y natural va de la mano de la calidad de los vinos y preserva la longevidad del viñedo.

«Para mí, lo más importante es el proyecto agroecológico de la propiedad.»

Jean-Charles Forges, director del viñedo

Aussières ha eliminado progresivamente todos los tratamientos no ecológicos prohibidos por la etiqueta Agriculture Biologique – AB (agricultura ecológica).

En 2018, se hizo la solicitud oficial de conversión a la agricultura ecológica, sometiendo nuestros viñedos y bodegas a un conjunto específico de normas. Esta filosofía se llevará aún más lejos en el futuro, incorporando técnicas más específicas de agricultura y vinificación ecológicas. Para aumentar la biodiversidad, Aussières domina el arte de incluir los viñedos en un todo, asociándolos a otros cultivos como el olivo, en diálogo con hectáreas de garriga y bosque silvestre.

La biodiversidad es un atributo formidable para garantizar la sostenibilidad de nuestros terroirs, mantener vivos nuestros suelos y proteger las vides del calentamiento global, especialmente a través del desarrollo de islas de frescor.

Para proteger nuestra fauna, la propiedad cuenta con el doble de hectáreas de espacios naturales alrededor de las tierras cultivadas: 160 de ellas están calificadas como Natura 2000, lo que las convierte en zonas protegidas que estamos obligados a conservar.

Nuestra flora y fauna se observan y protegen, ya sea creando un santuario de aves de 6 hectáreas en los árboles centenarios que bordean el pueblo o acogiendo a 700 ovejas cada invierno para segar la propiedad con una precisión sin igual.

«Es muy gratificante poder desarrollar los vinos de calidad de Aussières teniendo en cuenta las cuestiones actuales de responsabilidad social y medioambiental.»

Pauline Chamayrac, coordinadora técnica

Desde hace años, aramos las parcelas de la forma menos intervencionista posible, protegiendo el suelo, como demuestra nuestra exitosa «prueba del pantalón». Esta prueba consiste en enterrar pantalones de algodón orgánico y observar su degradación. Cuanto más sano está el suelo, más viva está la materia y más se degradan los pantalones. La cubierta herbácea natural o plantada se ha convertido en una valiosa herramienta para modificar las parcelas en función de sus necesidades, que varían de un año a otro.

El mismo cuidado y ausencia de intervención se aplican en la sala de cubas, siempre en cumplimiento de las normas de la certificación ecológica. Durante la fermentación, el objetivo es ser suave en la extracción para revelar sutilmente lo que cada variedad tiene que decir. A veces utilizamos la maceración carbónica para conseguir una pureza de la fruta sin igual.

Este Domaine se unió a la comunidad B Corp en diciembre de 2023. Para obtener más información, haga clic aquí.

Los vinos

«En cierto modo, la viticultura es como la fotografía. El enólogo tiene el deber de captar la belleza en el momento oportuno. El terroir manda y el objetivo del enólogo es revelar todo el potencial de las uvas.»

 

Los vinos de Aussières son fruto de un terroir contrastado y, como tal, ofrecen una amplia gama de estilos, desde los naturalmente generosos, a los elegantemente potentes, o los puros y espontáneos cuando se trata de la maceración carbónica.

Los exclusivos vinos Aussières son una gama de vinos procedentes de los mejores terroirs de la propiedad. 

El Blason d’Aussières es una referencia de estilo para los vinos de Corbières y Languedoc.

La línea A de Aussières es una gama de vinos clásicos accesibles con un toque de distinción.

La marca emblemática de Aussières es el resultado de una rigurosa selección de las mejores parcelas situadas en lo alto de las colinas. El suelo es muy poco profundo, compuesto de arenisca con muy poca arcilla, y el agua es escasa. En consecuencia, los rendimientos son muy bajos.

Para el Château d’Aussières Rosé se seleccionan parcelas específicas, gestionadas ecológicamente, con la idea de producir un rosé que captara la complejidad y finura de su terroir. Gracias a la ubicación de Aussières, donde las temperaturas son menores, nuestra Garnacha madura lentamente, lo que le permite desarrollar una amplia gama de delicados aromas afrutados. Ese clima contribuye en gran medida a la elegancia del vino y le confiere gran suavidad en boca. La variedad Syrah aporta un toque de frescura a la mezcla y contribuye al equilibrio entre generosidad y nervio. El proceso de vinificación implica la menor intervención posible para expresar la calidad intrínseca de las uvas. Solo se han conservado los mejores lotes para este rosado premium. El 20% de los vinos se fermenta en barricas nuevas de roble para añadir complejidad, mientras que el resto se fermenta en cubas de acero inoxidable. Una vez finalizada la fermentación, el vino se conserva durante 4 meses sobre lías. La mezcla se compone principalmente de Garnacha negra y Syrah.

 

«La energía del terroir de Aussières crea un entorno de trabajo estéticamente bello, cualitativo, pero sobre todo enriquecedor desde el punto de vista humano.»

Mathieu Mocquet, jefe de bodega 

 

 

Blason d’Aussières se elabora a partir de cepas plantadas en suelos más profundos que las someten a menos estrés hídrico que los suelos poco profundos de las parcelas del Château d’Aussières. El vino resultante es comparativamente más afrutado y de estilo más accesible, mientras que el terroir más fresco de Aussières confiere a Blason su excepcional finura, que se ha convertido en la firma de Aussières y en una referencia de estilo en la región. La Carignan se somete parcialmente a maceración carbónica, lo que contribuye a su estilo distintivo. Una pequeña parte del vino envejece en barricas, lo que contribuye a su complejidad y equilibrio. La mezcla, tradicional de Corbières, se compone principalmente de Syrah, Garnacha, con Carignan y un toque de Mourvèdre.

Las uvas seleccionadas para A d’Aussières Rouge -en IGP Pays d’Oc- proceden de parcelas más llanas y bajas. Los suelos más profundos y la arena subyacente proporcionan condiciones de cultivo óptimas para el Cabernet Sauvignon, el Merlot y el Cabernet Franc, que contribuyen a la complejidad de este ensamblaje. Las uvas se recogen en su punto óptimo de madurez, se despalillan y se vinifican siguiendo métodos tradicionales de maceración. El vino se envejece en cubas para preservar toda la frescura y pureza de la fruta. Este ensamblaje obtiene su complejidad de una combinación única de variedades locales, como Syrah y Marselan, con variedades más comúnmente asociadas a la región de Burdeos, como Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

A d’Aussières Chardonnay, en IGP Pays d’Oc, se elabora a partir de las parcelas más frescas de Aussières y de terroirs vecinos seleccionados, con el fin de obtener un vino con una frescura característica. Las uvas se vendimian antes del amanecer, cuando las temperaturas son más bajas. Tras unas horas de maceración en frío, se prensan y fermentan a baja temperatura en cubas de acero inoxidable para preservar su potencial aromático. Una parte del vino se cría sobre lías para obtener un buen equilibrio entre cuerpo y frescura. 

El A d’Aussières Rosé (IGP Pays d’Oc) procede de parcelas específicas donde las condiciones son óptimas para producir un rosé equilibrado. Los rendimientos se mantienen deliberadamente muy bajos para preservar las viñas y favorecer la producción de uvas de alta calidad. Las uvas se prensan nada más llegar a la bodega y se trasladan a cubas de acero inoxidable con temperatura controlada. El vino se cría sobre sus lías durante 4 meses en cubas para preservar la pureza de la fruta y dar al vino su incomparable sensación en boca. La mezcla se compone de Garnacha, Mourvèdre et Cinsault.

Back to the top of page
Conoce la familia...
lo sentimos, pero usted no tiene la edad suficiente para acceder e este sitio web