Leer william fèvre

Introducción

Domaine William Fèvre, el mayor propietario de Grands Crus, abarca una superficie de 70 hectáreas distribuidas en 90 parcelas distintas en pleno corazón de la región de Chablis. Hace aproximadamente 20 años, la propiedad decidió apostar fuertemente por el medio ambiente. Primer domaine en recibir la certificación HVE3 en todo Chablis, desde 2014 la mayor parte del viñedo se maneja siguiendo los principios de la biodinámica. Gracias a un compromiso humano centrado en el manejo adecuado del suelo y en el respeto por la biodiversidad, Domaine William Fèvre se esfuerza al máximo para que sus vinos reflejen fielmente las sutiles variaciones que entregan los suelos kimeridgianos de Chablis. El trabajo en bodega simplemente busca acompañar y realzar estas virtudes, jamás alterarlas.

El Viñedo

Las empinadas pendientes rocosas que se extienden a ambos lados del río Serein dieron vida a una historia que comenzó hace más de ciento cincuenta millones de años. Su terroir único de origen kimeridgiano alterna capas de marga y piedra caliza que otorgan a los vinos de Chablis su carácter mineral y excepcional frescura. Esta envidiable tipicidad ha sido a menudo imitada pero jamás igualada.

A través de los siglos y a pesar de la trágica plaga de la filoxera de fines del siglo XIX, el viñedo de Chablis ha reforzado su fama y consolidado sus ventajas, destacándose actualmente como uno de los grandes terroirs de Borgoña.

La Historia

No obstante sus 250 años de existencia, William Fèvre ha estado siempre a tono con su época, reafirmando su vocación de futuro. En 1959, William Fèvre retoma las riendas de la propiedad familiar, dándole un nombre y un renovado impulso que permanece inalterable hasta hoy. Desde entonces, el respeto por el terroir chablisiano ha sido una constante para la propiedad, ya sea por parte de la familia Henriot que la adquirió en 1998, por Artémis Domaines que la compró en 2022 y finalmente por Les Domaines Barons de Rothschild que la incorporó a su familia de vinos en 2023.

El Equipo

Domaine William Fèvre trabaja apasionadamente para expresar la autenticidad de los terroirs de Chablis con gran respeto por las tradiciones y la naturaleza. El equipo trabaja todo el año con la misma rigurosidad y la misma precisión a fin de preservar la tipicidad de cada clima y lograr resultados de excelencia.
En la bodega, el maestro bodeguero actúa como un verdadero director de orquesta, ajustando los vinos a las exigencias de calidad y elegancia establecidos por el domaine. En un afán por preservar su frescura y mineralidad y resaltar los sutiles matices propios de los terroirs chablisianos, el domaine no utiliza cubas nuevas, sino cubas de varios usos con una edad promedio de 6 años.

Son estos detalles los que permiten obtener vinos de gran riqueza y pureza aromática que conservan su tipicidad al tiempo que revelan las características únicas de cada cosecha.

Los Vinos

Los vinos de Chablis gozan de una gran reputación que se sustenta en su personalidad única y su mineralidad tan particular, siendo los de Domaine William Fèvre una figura especialmente emblemática.
Más allá de los profundamente arraigados valores familiares, con el tiempo el domaine ha sabido aportar una dinámica especial al viñedo y a sus vinos mediante la incorporación de técnicas modernas y una visión decididamente vanguardista.
El estilo por sí solo no significa nada. El potencial emocional de los vinos del domaine reside en su capacidad de despertar los sentidos. Y luego del primer encuentro, el terroir se hace presente, ofreciendo emociones frescas y minerales en un movimiento sorprendente.

Nuestros Compromisos

Domaine William Fèvre trabaja apasionadamente para expresar la autenticidad de los terroirs de Chablis con gran respeto por las tradiciones y la naturaleza. El equipo trabaja todo el año con la misma rigurosidad y la misma precisión a fin de preservar la tipicidad de cada clima y lograr resultados de excelencia.
En la bodega, el maestro bodeguero actúa como un verdadero director de orquesta, ajustando los vinos a las exigencias de calidad y elegancia establecidos por el domaine. En un afán por preservar su frescura y mineralidad y resaltar los sutiles matices propios de los terroirs chablisianos, el domaine no utiliza cubas nuevas, sino cubas de varios usos con una edad promedio de 6 años.

Son estos detalles los que permiten obtener vinos de gran riqueza y pureza aromática que conservan su tipicidad al tiempo que revelan las características únicas de cada cosecha.

Back to the top of page
Conoce la familia...
lo sentimos, pero usted no tiene la edad suficiente para acceder e este sitio web