El Periódico / Cuerpo

Vidrio de color verde

Frédéric Domingo, de Château Lafite Rothschild, nos hace un recorrido por la historia del embotellado.

Hoy en día, las botellas de vino se han convertido en auténticos espejos que revelan mucho sobre su contenido -región de origen, variedad de uva, etc.-, pero no siempre fue así.

Desplazar hacia abajo

Hasta principios del siglo XX, la forma de las botellas, el lugar y la forma en que se embotellaba, el formato y el color del vidrio fueron de una gran variedad. Si las convenciones y los aspectos prácticos condujeron al uso del cristal que ahora conocemos, la mayor comprensión de los problemas ambientales está impulsando a los productores de vino a repensar (y en algunos casos, a rediseñar) las botellas.

Muchas de las medidas y el vocabulario que utilizamos para el vino han evolucionado respecto a las convenciones históricas del embotellado. Hasta los años 1920, el embotellado era responsabilidad de los comerciantes de vino, más que de los châteaux. « El vino se comercializaba y se vendía por barriles a los comerciantes », afirma Frederic Domingo, responsable de las catas y de las visitas guiadas del Château Lafite Rothschild. « Un barril o tonel equivalía a 200 galones, aproximadamente 900 litros ».

La medida tonne (o “tonelada”) tiene su raíz en la palabra tonneau. Pero mientras las ventas se hacían en barriles, se entregaban en barriques. « Una barrica, la medida en la que el vino se transportaba, equivale a un cuarto de barril, es decir, unos 50 galones ».

Los comerciantes que compraban directamente en los châteaux se encargaban del embotellado. « Para facilitar la contabilidad, se consideró que un barril sumaba 300 botellas » dice Frederic. « De esta división surgió el tamaño estándar de las botellas de 75 centilitros ». Este método de cálculo tiene su origen en el mercado británico, dominante en la época, que determinaba las dimensiones de los barriles, las botellas e incluso las cajas de madera. « Los productores de vino idearon cajas capaces de contener seis o doce botellas, porque seis botellas equivalían a un galón imperial (4,5 litros). Esto simplificó los cálculos para las ventas que se embotellaban en Gran Bretaña ».

Un contrato de 1923 que muestra las condiciones de venta y embotellado con las cantidades indicadas por barril (tonneau).

Igual que los embotelladores, los comerciantes eran libres de tomar sus propias decisiones en cuanto a la forma y el color. Estos no se estandarizaron hasta mucho más tarde, cuando los châteaux empezaron a embotellar sus propios vinos. « Una botella de 1858 procedente de otro viñedo no habría tenido la misma forma, aunque se hubiera embotellado en el mismo lugar » afirma Frederic. « Los nombres de las botellas, como la Bordelaise o la Bourguignonne, surgieron con el tiempo mediante la producción repetida de una forma de botella similar en la misma región, que luego se conocería como la Bordelaise por defecto ».

Château Lafite 1902
La belleza tiene todas las formas y tamaños a través de los diferentes formatos de botellas de Lafite expuestos en la bodega del Château.

Existe un archivo de esta evolución en el sótano de Lafite. « Las botellas que tenemos aquí en el castillo datan de 1797. Por aquella época, el castillo tenía un nuevo director: el señor De Goudal, elegido por Jean de Witt, propietario holandés en aquella época, que fue el primero en pensar en crear una reserva de vinos en Lafite. Negoció con los comerciantes de vino para que enviaran botellas de cada barril para que el château las mantuviera en stock. Por eso, el registro comienza en 1797. Pero es bastante sorprendente pensar que no fue hasta alrededor de 1924 (o, de manera más precisa, en algún momento entre las décadas de 1920 y 1930) que pensaron por primera vez en embotellar en la propriedad, y el objetivo, entonces, era controlar la producción ».

Un momento, te oímos implorar: hay botellas de vino más antiguas con una etiqueta que reza “embotellada en el château”. Pero esto es un error común: se trata de viejas botellas que han sido etiquetadas posteriormente. « En 1868, podría haber 30, 40 o incluso 50 etiquetas diferentes, ya que cada comerciante embotellaba su pedido» dice Frederic. “Los comerciantes usaban su nombre comercial. Tenemos una botella de 1858, que tiene dos ‘t’ en Lafitte. Fue un error común: al otro lado del río estaban la Maison Lafitte, los banqueros, y un Château Lafite. En algunas de las botellas de los tiempos de la guerra, se colocó debajo la palabra Rothschild, mientras que la fecha del embotellado no siempre coincide con la cosecha; el embotellado de 1939, por ejemplo, en realidad tuvo lugar en 1942. Así se obtiene este relato histórico a través del etiquetado ».

Un ejemplo de vino embotellado por comerciantes a partir del stock de Château Lafite Rothschild. Esta botella es una magnum, con etiqueta de 1858 y dos ‘t’ en Lafite (Lafitte).

Si alguna vez te has preguntado por qué las botellas son verdes, estás a punto de descubrirlo. El vidrio verde confiere al vino la mejor protección contra la luz ultravioleta. Es el motivo por el que el vidrio transparente tiene ese tono verdoso: se debe a su composición de cobre y plomo (pero no tengas miedo, los metales están incrustados en el vidrio y no se transfieren al vino). Cuanto más clara sea la botella, menor será el cobre que contiene. 

No son solo las etiquetas, sino las propias botellas las que sirven como puntos de referencia históricos. Como tantos materiales durante los años de la guerra, el plomo escaseaba: la mayor parte del suministro disponible se había destinado a producir municiones, mientras que casi todo el cobre se utilizaba para su uso agrícola. « Se puede ver por el color de las botellas de 1939, 1942 y 1945 en Lafite que, a medida que pasaban los años, el vidrio contenía cada vez menos cobre y plomo» señala Frederic. « A partir de 1945, conseguir estos metales fue mucho más fácil y resurgió el color clásico ».

La botella de 1942 (a la izquierda) tiene mayor contenido de óxido de cobre que la botella de la derecha, lo que hace que el vidrio sea un poco más verde.

Hoy en día, las técnicas modernas de fabricación de vidrio han reducido la necesidad de plomo y cobre. Menos cobre significa una protección contra la luz más débil, pero el vidrio en sí es menos propenso a degradarse. Y todos hemos oído que el vidrio transparente es el que requiere más procesamiento, lo que nos lleva al proceso de reciclaje.

«Un vidrio transparente actual no contiene cobre, pero sí otros metales » apunta Frederic. «Para lograr ese tono aguamarina en el vidrio de hoy, hay que agregar dióxido de silicio, que a su vez introduce agentes químicos, y resulta en dificultades para reciclar eficientemente ».

La nueva botella respetuosa con el medio ambiente de Château Rieussec, diseñada para poder rellenarse, reciclarse y renacer

Esto ha influido en el embotellado moderno, en el contexto de la transformación ecológica de las fincas Domaines Barons de Rothschild Lafite. «Cuando pensamos en rediseñar la botella de Château Rieussec, así como la de R de Rieussec, sabíamos que debía ser lo más respetuosa con el medio ambiente posible. Abandonamos el tradicional vidrio Sauternes transparente y elegimos, en su lugar, un vidrio reutilizado (PCR). Está reciclado al 95% y es perfectamente imperfecto ».

Desde 2022, la botella de Rieussec lleva con orgullo la bandera del embotellado ecológico. Y no se trata sólo del vidrio: el corcho y el cordón especialmente diseñado que lo sujeta a la botella se fabrican localmente y están destinados a ser reutilizados en lugar de reciclados. Incluso la caja dentro de la que las botellas salen del castillo está hecha de cartón reciclado, lejos de las cajas de madera del siglo XVIII con las que se originó todo.

Conoce la familia...
lo sentimos, pero usted no tiene la edad suficiente para acceder e este sitio web