“Un terroir único e irresistible, muy distinto de Médoc pero absolutamente excepcional”

Barón Eric de Rothschild

Historia

Las bases del viñedo de Pomerol

La familia Léglise, originaria de Libourne, es la que da vida a Château L’Évangile, participando activamente en la constitución del viñedo de Pomerol a mediados del siglo XVIII. L’Évangile aparece en los catastros de 1741 bajo el nombre de Fazilleau.

Al iniciarse el siglo XIX, el domaine fue cedido a un abogado de nombre Isambert, quien lo bautizó con el nombre L’Évangile. En aquel entonces, el viñedo ya presentaba una configuración parecida a la actual, con una extensión aproximada de 13 hectáreas. En 1862, L’Évangile fue adquirido por Paul Chaperon, cuyos herederos, la familia Ducasse, siguieron a la cabeza de la propiedad hasta 1990. Paul Chaperon asentó la fama del Domaine y ordenó la construcción de la vivienda de L’Évangile siguiendo el estilo Segundo Imperio. Ya a partir de la segunda edición del catálogo Cocks Féret en 1868, L’Évangile se clasificaba y consideraba como un “Premier Cru del Alto-Pomerol”.

Al morir Paul Chaperon hacia 1900, sus descendientes administraron la propiedad hasta que, en 1957, Louis Ducasse decidió hacerse cargo de este domaine en franca decadencia y fuertemente afectado por las heladas de 1956. Se abocó entonces con gran éxito a la tarea de renovar el viñedo y a restaurar el prestigio de L’Évangile. A partir de 1982, su viuda, Simone Ducasse, fue la encargada de mantener la continuidad familiar.

En 1990, Domaines Barons de Rothschild (Lafite) adquirió L’Évangile de manos de la familia Ducasse, con la intención de asegurar la continuidad en los cuidados y la permanencia en el tiempo de la propiedad. La influencia de DBR se hizo sentir primero en una selección más depurada del Grand Vin, así como en la creación de Blason de L’Évangile como Second Vin. También se realizaron esfuerzos para mejorar el estado sanitario de las viñas mediante un plan de renovación parcial desarrollado a partir de 1998. El remozamiento total del cocedero y de las bodegas a partir de 2002 llevó al domaine a su actual configuración.

El decenio de 1995 a 2005 se vio coronado por la obtención de cosechas extraordinarias, entre las cuales sobresalen 1995, 1996, 2000 y una 2005 realmente excepcional.

El viñedo

Una veta de grava inspiradora

Por un afortunado y misterioso accidente geológico, una extensa veta de grava se asoma por la región sur occidental de la meseta de Pomerol. Tres viñedos, incluido L’Évangile, se reparten estos singulares parajes. En efecto, el domaine goza de una ubicación privilegiada: al norte limita con los viñedos del Château Pétrus y al sur con Cheval Blanc en Saint Émilion, del cual solo lo separa un camino secundario.

Alcanza las 16 hectáreas de extensión sobre un suelo arenoso-arcilloso con vetas de grava pura y un subsuelo rico en residuos ferrosos. Las cepas que allí crecen son Merlot (80%), el cual aporta frutosidad, cuerpo y estructura, confiriendo al vino su inimitable suavidad, y Bouchet, nombre con que se conoce localmente al Cabernet Franc (20%), el cual entrega fineza y solidez. Las técnicas empleadas son completamente tradicionales. La producción es limitada, en tanto que la cosecha y numerosas otras tareas se realizan manualmente a lo largo del año.

La gestión del viñedo está en manos de Eric Kohler, Director técnico de los châteaux bordeleses, quien es asistido en sus funciones por Jean Pascal Vazart, Encargado de explotación.

La bodega

Un estilo de vinificación que conjuga tradición y métodos modernos

Tanto las cubas de fermentación como las bodegas fueron reconstruidas totalmente en 2004 para responder de mejor forma a la selección de las diferentes parcelas. Las uvas provenientes de cada parcela se aíslan en lotes específicos de barricas para comprobar si cumplen con los requisitos para formar parte del Grand Vin una vez concluidas las fermentaciones.

Una estrecha relación entre las tradiciones y los métodos modernos de vinificación es la que guía todas las operaciones de la bodega. La fermentación en cubas se lleva a cabo siguiendo el método tradicional de remontaje combinado con maceraciones controladas (y degustaciones frecuentes). Una vez concluidas las fermentaciones, el vino se trasvasa a barricas de roble donde pasa sus primeros dos años.

Se recurre a una rigurosa selección para producir tanto Château L’Évangile como el segundo vino del domaine, Blason de L’Évangile.

La producción promedio de Château L’Évangile y del Second Vin Blason de L’Évangile alcanza las 5.000 cajas.