Noticias

Viña Los Vascos, Informe de cosecha 2017

La cosecha 2017 se caracterizó por ausencia de precipitaciones y elevadas temperaturas

La principal característica de esta temporada fueron las altas temperaturas que se registraron desde septiembre y que adelantaron la cosecha unos 20 días.
Las precipitaciones anuales llegaron a 300 mm (versus 540 mm en 2016), lo que obligó a comenzar con riegos tempranos en primavera.
El invierno se presentó con temperaturas normales, con una máxima promedio de 21°C y la mínima promedio de -1°C.
El calor llegó muy temprano en el mes de septiembre, a diferencia del año anterior en que las temperaturas superiores a los 30°C se registraron solo a partir de noviembre y se mantuvieron hasta febrero.
El verano fue muy caluroso, producto de lo cual se registraron 330 horas con temperaturas sobre los 30°C, es decir casi el doble que en 2016 (164 horas). 
Las altas temperaturas se mantuvieron hasta la cosecha. La radiación solar alcanzó 181,3 W/m², lo que asociado a las bajas precipitaciones, redundó en una cosecha temprana que  se inició el 16 de febrero, es decir, 20 días antes que el año anterior.
Estas condiciones climáticas tuvieron un fuerte impacto en el rendimiento, el que a pesar de los esfuerzos realizados en términos de ajustes de carga, especialmente en las parcelas destinadas a Grande Réserve y Le Dix, fue un 13% menor esta temporada.
A pesar del menor rendimiento, tanto la calidad como la concentración de la cosecha 2017 son sobresalientes.

2017: Una cosecha más modesta, pero de vinos concentrados y de alta calidad

Cabernet Sauvignon : Las altas temperaturas que predominaron en el periodo anterior a la pinta y durante el crecimiento llevaron a una maduración más rápida que concluyó de manera precoz en los Cabernet. El periodo entre la pinta y la cosecha fue bastante más breve que lo habitual y produjo racimos y uvas más pequeños que lo normal.
Las actividades de cosecha se llevaron a cabo entre el 15 de marzo y el 25 de abril. Los vinos obtenidos tienen excelente nivel de concentración, taninos muy presentes, notas de frutos negros con leves toques ahumados y de especias dulces y un muy buen potencial de guarda.

Syrah : La cosecha también precoz (23 de febrero al 15 de marzo) produjo vinos que al momento del descube mostraban un bello color oscuro intenso y una estructura tánica que se beneficiará notablemente de su paso por las barricas provenientes de nuestra tonelería. En nariz, los Syrah regalan notas especiadas pero también florales que se conjugan con el toque de tinta negra característico de esta variedad.

Carmenère : En términos generales, la cosecha 2017 fue muy buena para el Carmenère, porque las altas temperaturas permitieron atenuar las notas vegetales que suelen reprochársele a esta cepa. Los vinos son densos y de hermoso color. Los vinos provenientes de los viñedos más jóvenes plantados en suelos graníticos tienen taninos muy presentes, mientras que los vinos de parras más antiguas son sencillamente espléndidos.

Chardonnay : Las uvas de Chardonnay producidas en Los Vascos aportan densidad y cremosidad, mientras que las cosechadas en Casablanca, muy cerca del Océano Pacífico, ofrecen frescor en boca, notas de peras blancas, piña y flor de acacia. El producto: una combinación perfecta. El Chardonnay se cosechó entre el 16 y el 22 de febrero, mes decir, tres semanas antes que la fecha habitual.

Sauvignon Blanc : A pesar de las altas temperaturas que predominaron durante la temporada, los Sauvignon Blanc exhiben excelente frescura, notas cítricas, arbustivas y de espárrago verde y notable equilibrio en boca. La cosecha se llevó a cabo entre el 20 de febrero y el 15 de marzo, es decir, casi un mes antes que en 2016.