Château d’Aussières

Corbières

Château d’Aussières corresponde a una cuvée de excelencia, fruto de una selección rigurosa, surgida de los mejores lotes del viñedo y producida en pequeñas cantidades. Su crianza se realiza en un 40% en barricas de roble durante 12 a 16 meses. Nuestros equipos buscan una densidad y fineza excepcionales que permitan expresar toda la riqueza de un terroir fresco y tardío que favorece la producción de vinos elegantes.

Château d’Aussières Corbières

Cosechas

  • Cosecha 2015

    • 59% Syrah
    • 28% Mourvèdre
    • 13% Grenache

    Como es habitual año tras año, la región de Languedoc experimentó grandes variaciones climáticas. Así, mientras el norte se encontraba bajo fuertes precipitaciones al final del verano, más al sur, la región de Narbona veía una total ausencia de lluvias durante el mismo periodo.
    En Aussières, el clima que reinó durante el año permitió que las uvas se desarrollaran en condiciones ideales desde la brotación, durante la floración y hasta la maduración.
    La continuidad de este auspicioso clima redundó en un grado óptimo de maduración en todas nuestras parcelas y a su vez permitió que la fruta alcanzara su mejor expresión aromática y un equilibrio sin igual en todas las cepas, desde el precoz Chardonnay, hasta los más tardíos Mourvèdre y Cabernet Sauvignon.

    NOTAS DE CATA (octubre de 2017)

    Color rojo oscuro con reflejos violáceos.
    Nariz aún discreta, si bien profunda y elegante. Todavía se perciben aromas de su paso por barrica, pero las delicadas notas de madera ya se integran bien con aromas de pino y eucalipto.
    En boca, el vino es potente, con notas de cereza y chocolate. El aporte de Mourvèdre revela una agradable persistencia que se complementa muy bien con la elegancia del Syrah y las notas más sutiles del Grenache. El final es elegante y equilibrado. Una cosecha casi perfecta desde el punto de vista vitícola que ya se puede disfrutar ampliamente a pesar de su relativa juventud. Sin duda conservará su frescor por mucho tiempo.
    Alcanzará su máximo potencial para degustación en 2018/2022.

  • Cosecha 2014

    • 56% Syrah
    • 17% Garnacha
    • 16% Carignan
    • 11% Mourvèdre

    La región del Languedoc experimentó grandes variaciones climáticas, especialmente en lo que a precipitaciones se refiere, las cuales afectaron de manera desigual la producción de cada zona. Los extremos norte y sur de la región registraron un superávit de lluvias, en tanto que la zona central mantuvo una condición deficitaria.
    En el viñedo de Aussières, las diferencias climáticas de la temporada generaron condiciones dispares entre los distintos terroirs y las diversas cepas.
    A pesar de un clima muy diferente del que acompañó a su antecesora, la cosecha 2014 presenta ciertas similitudes en cuanto al equilibrio de los vinos, con buenos niveles de extracción, gran fineza aromática y marcado frescor.

    NOTAS DE CATA (al momento del embotellado)

    Color rojo oscuro con reflejos violeta.
    Nariz profunda y elegante donde se mezclan notas de eucalipto y savia de pino.
    En boca, el ataque es vivaz y se ve acentuado por aromas de cereza y un toque de cacao. El final es largo, elegante y equilibrado. Tanto en su juventud como después de varios años de guarda, esta cosecha demostrará siempre su contundente calidad.
    Alcanzará su máxima expresión en 2016-2020.

  • Cosecha 2013

    • 60% Syrah
    • 25% Grenache
    • 15% Mourvèdre

    Si bien la región no sufrió los avatares meteorológicos que afectaron a los demás viñedos de Francia, el millésime 2013 en Laguedoc no estuvo exento de sucesos climáticos.

    A diferencia del otoño de 2012 en que se registraron abundantes precipitaciones, el invierno fue más bien seco. Los efectos de la primavera fría y húmeda fueron compensados por las habituales temperaturas templadas del invierno en Languedoc.

    Los meses de verano, es decir julio y agosto, fueron soleados y calurosos, condiciones que ayudaron a recuperar el retraso observado en esta temporada. Siguieron unos meses de septiembre y octubre relativamente fríos, pero sin grandes precipitaciones, lo que permitió que todas las cepas conservaran el frescor y que los taninos se desarrollaran sin problemas.

    NOTAS DE CATA (AL MOMENTO DEL EMBOTELLADO)

    Color rojo intenso con reflejos de tonos azulados.
    Nariz especiada donde con notas de pimienta, clavo de olor y nuez moscada fresca en perfecto equilibrio.
    El ataque en boca es redondo, con notas de vainilla y taninos sedosos que llevan a un final largo y delicado, marcado por notas de tostado y caramelo.
    Alcanzará su máxima expresión en 2015-2018

  • Cosecha 2012

    • 75% Syrah
    • 20% Grenache
    • 5% Mourvèdre

    El invierno de 2012 será recordado por un extenso periodo de frío en el mes de febrero que durante 12 días consecutivos mantuvo temperaturas negativas rara vez registradas en la región (cerca de -10ºC). Este invierno especialmente seco hizo temer una sequía, sin embargo, los meses de marzo, abril y junio tuvieron abundantes lluvias, lo que evitó que las parras sufrieran las consecuencias de un déficit de precipitaciones.

    El verano presentó condiciones normales, con las temperaturas y las lluvias de siempre. Las dificultades de la cosecha se concentraron finalmente en el mes de septiembre que registró temperaturas bastante bajas y una tormenta a fin de mes. Este evento meteorológico no afectó la calidad de nuestras variedades, sin embargo, exigió gran cuidado al momento de la cosecha.

     

    Notas de cata (al momento del embotellado):

    Color: Rojo oscuro bastaste intenso con reflejos púrpura.
    Nariz: Directa pero discreta que una vez que se ha aireado comienza a revelar notas de pan de jengibre y tostado.
    Boca: El ataque tímido ratifica su juventud, sin embargo, tras unos cuantos minutos en la copa, el vino se abre para mostrar mayor carácter. Paladar sedoso y aromático donde las primeras notas de regaliz y grosella negra se integran a la madera con gran armonía.
    Gracias a su frescor, el final marcado por un toque de vainilla ofrece una atractiva persistencia y taninos de gran fineza.

  • Cosecha 2011

    • 66% Syrah
    • 14% Grenache
    • 10% Mourvèdre
    • 10% Carignan

    La cosecha 2001 se caracterizó por un invierno fresco y deficitario en términos pluviométricos y un cielo muy variable. A diferencia de los demás viñedos de Francia, en Languedoc las lluvias se sucedieron a intervalos regulares y las temperaturas fueron más bien moderadas. Los meses de junio y julio presentaron periodos más frescos que lo normal. Las precipitaciones veraniegas permitieron mantener las reservas de agua necesarias para el buen desarrollo de los procesos de envero y maduración. Las vendimias se llevaron a cabo bajo un excepcional calor otoñal.

    Notas de cata (fines de mayo 2012)

    Color muy profundo. Nariz intensa que se abre sobre un abanico de frutos rojos y esencias arbustivas. En boca aparece un vino ligeramente atípico para la región y su estructura privilegia la complejidad por sobre la intensidad y la fuerza. Ataque fino, muy aromático y perfectamente equilibrado.

  • Cosecha 2010

    • 65 % Syrah
    • 18% Mourvèdre
    • 10% Carignan
    • 7% Grenache

    El invierno de 2010 se caracterizó por temperaturas relativamente bajas y olas de frío importantes. El mes de abril se presentó más agradable, en claro contraste con el frío imperante en marzo y especialmente en mayo. En este último mes, las bajas temperaturas, la lluvia y la nieve retrasaron el ciclo vegetativo de las cepas más tempranas. A pesar del calor del verano y las escasas precipitaciones, no fue posible recuperar esta demora. Las abundantes precipitaciones de mayo no fueron suficientes para revertir el déficit de precipitaciones al momento de la cosecha. Las frescas temperaturas registradas en el terroir de Aussières permitieron al viñedo resistir de mejor manera esta sequía, aunque la cosecha debió realizarse más tarde que en la temporada anterior. El otoño trajo consigo días templados y noches frescas que condujeron a una maduración lenta y equilibrada.

    Notas de cata (fines de mayo 2012)

    Hermoso color oscuro profundo. Atractiva nariz con ligeros toques de madera y vainilla. Las notas del envejecimiento se encuentran perfectamente integradas. En nariz se aprecia un ensamblaje de frutos negros con predominio de moras. Inicialmente fresco y suave, el vino se abre rápidamente en boca, alcanzando la complejidad típica de las más grandes exponentes de Aussières. El prolongado final se acompaña de taninos maduros, elegantes y bien tramados.

  • Cosecha 2009

    • 59% Syrah
    • 20% Mourvèdre
    • 13% Carignan
    • 8% Grenache

    Las condiciones climáticas imperantes en 2009 fueron muy heterogéneas en Languedoc. Las abundantes lluvias invernales favorecieron la acumulación de reservas hídricas. El mes de enero sufrió los terribles embates de la tormenta Klaus, con vientos de más de 180 km/h. Afortunadamente, el viñedo de Aussières no sufrió daños. Un episodio de lluvias a principios del ciclo vegetativo devolvió el equilibrio hídrico. Las agradables temperaturas registradas en abril y mayo permitieron un excelente desarrollo de las vides. En verano las lluvias escasearon, produciéndose solo algunos chubascos localizados típicos del clima mediterráneo. La segunda quincena de agosto trajo consigo altas temperaturas que aceleraron la madurez de las cepas más precoces.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Color granate muy oscuro, casi negro. Nariz discreta pero de gran profundidad. La madera se encuentra completamente integrada y es casi imperceptible. Ligeras notas de grosellas negras. La densa textura se aprecia de inmediato. En boca, el vino se proyecta por largo rato, cubriendo el paladar sin ningún dejo de agresividad. El Syrah asume un papel protagónico, aunque en perfecta armonía con la fineza del Mourvèdre. Final prolongado y muy equilibrado, con taninos presentes pero perfectamente integrados en el más puro estilo DBR (Lafite). Si bien su gran potencial se puede apreciar desde ya, le harán falta unos cuantos meses más para evolucionar en botella.

  • Cosecha 2008

    • 58% Syrah
    • 32% Mourvèdre
    • 10% Grenache

    El invierno y la primavera 2008 fueron muy secos pero, afortunadamente, la lluvia cayó en abundancia hacia finales de mayo. Luego, a pesar de un déficit hídrico importante, algunas precipitaciones leves sobrevinieron en momentos estratégicos y favorecieron el desarrollo del ciclo. La Tramontana y el viento marino se alternaron durante todo el verano, bajo un sol regular y temperaturas más bien bajas comparadas con la media. 

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Color rojo muy oscuro con tonos granate y reflejos violeta. Gran intensidad aromática donde predominan los frutos rojos, las especias y sutiles notas de madera. El ataque discreto confirma su juventud. El vino luego se explaya en el paladar con notas de frutos negros y especias. La gran riqueza del Mourvèdre se une al equilibrio del Syrah y a la fineza del Grenache para erigir una estructura tánica muy elegante. Las notas maduras derivadas de la guarda se mezclan de manera armoniosa en un largo y persistente final.

  • Cosecha 2007

    • 60% Syrah
    • 30% Mourvèdre
    • 10% Grenache

    En 2007, las condiciones climáticas imperantes en Languedoc fueron sencillamente excelentes. Aunque el déficit hídrico ha sido importante en el conjunto del campo, las escasas precipitaciones han aparecido en momentos estratégicos, favoreciendo un desarrollo vegetativo ideal de la viña hasta el momento de la cosecha. Una vez más y gracias a un verano particularmente templado, todas las variedades de uvas languedocianas alcanzaron un altísimo nivel de madurez. Esta cosecha particularmente equilibrada ha permitido “la explosión” cualitativa de nuestras parcelas de Mourvèdre.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Color rojo granate muy oscuro. Nariz de gran intensidad aromática marcada por frutos rojos frescos y especias. Las notas de madera se encuentran perfectamente integradas con el resto de los aromas. Un estilo absolutamente languedociano con interesantes notas arbustivas. En boca, el ataque inicialmente discreto cobra pronto gran amplitud. Vino complejo, equilibrado y elegante, con taninos apretados y sedosos. Gran presencia frutal, con un retrogusto floral y especiado. Final denso y prolongado. La abundancia de taninos y el nerviosismo del Mourvèdre hacen de este vino un perfecto representante del estilo DBR (Lafite).

  • Cosecha 2006

    • 75% Syrah
    • 25% Grenache

    El año 2006 quedará en la memoria de Languedoc como una cosecha generosa. Un invierno lluvioso y olas de frío que se extendieron hasta bien entrada la primavera retrasaron un tanto el proceso del viñedo. Entre mayo y junio, las temperaturas fueron más benevolentes, lo que redundó en excelentes condiciones para la floración. A pesar de los fuertes calores de julio, las suaves temperaturas y las esporádicas lluvias de agosto propiciaron la maduración. Por último, los días nublados de septiembre contribuyeron a la maduración de las cepas más tardías.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Hermoso color negro, bastante oscuro. A pesar de no alcanzar su plena expresión producto de su juventud, la nariz muestra gran profundidad, con elegantes y bien integradas notas a madera. Boca extrovertida, de una gran riqueza y taninos densos, apretados y elegantes. Fruta pura y crocante. Largo final y equilibrio imperturbable. Un vino que conservará su deliciosa frescura aromática por largo tiempo.

  • Cosecha 2005

    • 70% Syrah
    • 20% Grenache
    • 10% Mourvèdre

    El año 2005 presentó condiciones climáticas ideales para el viñedo. El invierno fue crudo, con fuertes vientos que se extendieron hasta mediados de la primavera. Las temperaturas del verano no mostraron sorpresas y se mantuvieron dentro del rango promedio. Todas las etapas vegetativas se desarrollaron como corresponde. Al momento de la vendimia, esta cosecha ya había alcanzado una madurez excepcional.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Color muy oscuro con reflejos negro-violeta. Nariz discreta, profunda y elegante ligeramente dominada por las notas de su crianza. Los suaves toques de madera se funden con aromas de pino y eucalipto. Un vino corpulento, con notas de cereza y chocolate. El Mourvèdre, nuevo aporte a este vino, ofrece una interesante persistencia y complementa al Syrah y al Grenache a la perfección. Elegante y equilibrado final. Puede degustarse muy joven, aunque sin duda conservará toda su frescura por largo tiempo. 

  • Cosecha 2004

    • 85% Syrah
    • 15% Grenache

    En 2004, el clima en Languedoc no siguió su patrón habitual. Un invierno y una primavera lluviosos y con poco viento precedieron a un verano con abundante brisa marina que permitió mantener importantes porcentajes de humedad. La región de Corbières se vio afectada por temperaturas menores a las esperadas, aunque la cosecha se recuperó gracias a las buenas condiciones de fines del verano. El viento Tramontano comenzó a soplar desde el 15 de septiembre.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Ataque en boca fuerte y avasallador, seguido de sensaciones de gran redondez. Sus taninos aún jóvenes se suavizarán en botella. La frescura es el denominador común durante toda la degustación. Notas de cedro y resina. Final cargado de una mineralidad poco habitual en Languedoc.

  • Cosecha 2003

    • 80% Syrah
    • 20% Grenache

    Un año marcado por un verano caluroso en todos los viñedos franceses, aunque en Languedoc las temperaturas fueron más moderadas que en otros sectores. Se trata de una cosecha muy precoz. 

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Color rojo granate muy oscuro. Nariz profunda y aún discreta fuertemente dominada por frutos rojos frescos, notas de madera, especias y café muy bien integrados. Ataque suave con una inmediata sensación de amplitud. Concentrado y complejo, de taninos finos y apretados aún muy evidentes. Buen equilibrio y homogeneidad en todo el paladar. Final persistente.