CARO

Mendoza

CARO, nombre que nace de la fusión de CAtena y ROthschild, ofrece una marcada identidad argentina liderada por el Malbec y la elegancia y la complejidad aportadas por el Cabernet Sauvignon. Esta síntesis da vida a un vino voluptuoso y refinado que equilibra en armonía la identidad argentina con el estilo bordelés.

CARO Mendoza

Cosechas

  • Cosecha 2015

    • 85 % Malbec
    • 15 % Cabernet Sauvignon

    El inicio de la temporada se caracterizó por presentar más lluvias de lo habitual, con lo cual las temperaturas medias tendieron a ser más bajas, al igual que los días soleados.
    Valle de Uco: Octubre mostró temperaturas cercanas a los 0º C, mientras que en Noviembre las temperaturas fueron las esperadas. El 1ro de Diciembre hubo una helada inusual en el sur de Valle de Uco que afectó parte de la producción de una de nuestras parcelas. También, llovió más de lo habitual. Durante Febrero y Marzo, las lluvias fueron significativamente más altas que el promedio histórico (142 mm más).
    Primera Zona: La temporada mostró patrones similares a los que se observaron en Valle de Uco en relación a mayor cantidad de lluvias y humedad relativa. El comienzo del verano fue placentero, con temperaturas moderadas. Durante esta temporada, las lluvias más intensas de Febrero y Marzo (189 mm más que el promedio histórico) demandaron una evaluación bloque por bloque para determinar el manejo adecuado para cada uno, como parte de nuestra filosofía de “selección para la elegancia”.
    En general, el rendimiento fue un 5% más bajo que durante la cosecha 2014.

     

    NOTAS DE CATA

    CARO 2015 tiene un profundo color rojo rubí con tintes violáceos. La nariz recuerda aromas de ciruela, eucalipto y pimienta, seguido de notas de café y frutos secos. Su envejecimiento en barricas de roble francés de la tonelería de DBR [Lafite] da las sutiles notas de chocolate negro. Evoluciona lentamente en la copa, revelando capa tras capa elegantes fragancias, y una sensación en boca única de complejidad excepcional.

  • Cosecha 2014

    • 65 % Malbec
    • 35 % Cabernet Sauvignon

    En la primera zona, el ciclo de crecimiento se inició con una brotación tardía debido a las bajas temperaturas durante septiembre. Enero, se caracterizó por las altas temperaturas medias y sin lluvia, lo que provocó una reducción del tamaño de las bayas. Febrero fue la temporada de lluvias más alta de los últimos 12 años. En el Valle de Uco, la temporada mostró un patrón similar a la observada en la primera zona. Las condiciones climáticas durante marzo y la primera quincena de abril fueron muy buenas, pero aún más húmedo de lo habitual. A pesar de estas fluctuaciones climáticas en ambas zonas se obtuvo una gran cosecha en términos de calidad.

    NOTAS DE CATA (AL MOMENTO DEL EMBOTELLADO):

    CARO 2014 tiene un profundo color rojo rubí. La nariz recuerda aromas de ciruela, café y especias, seguido de notas de anís y grafito. Su envejecimiento en barricas de roble francés de la tonelería de DBR(Lafite) da las sutiles notas de chocolate negro. Evoluciona lentamente en la copa, revelando capa tras capa elegantes fragancias, y una sensación en boca única de complejidad excepcional.

  • Cosecha 2013

    • 50 % Malbec
    • 50% Cabernet Sauvignon

    la temporada se caracterizó por lluvias promedio en la Primera Zona: Diciembre a Febrero fueron meses secos, casi sin lluvia y Enero fue muy húmedo con 87 mm de lluvia.

    La Región de Valle de Uco, experimento una temporada normal a seca, con 38 mm menos de lluvia que el promedio (225 mm vs. 293 mm). Invierno y primavera fueron más húmedos de lo usual, y el final de la temporada muy seco, sin lluvias en Febrero y Marzo. Las temperaturas estuvieron en el rango normal.

    NOTAS DE CATA (AL MOMENTO DEL EMBOTELLADO)

    A la vista, destacan notas de color rubí intenso.
    En nariz, recuerda a aromas de frutos rojos y negros integrados con notas de moka y especias. Evoluciona lentamente, dejando al descubierto capa tras capa de elegantes fragancias.
    En boca, la acidez es refrescante y persistente. Sus taninos, equilibrados, contribuyen a la armonía y suavidad en el paladar.
    Recomendamos su servicio a 16ºC. Si dispone del tiempo suficiente, no decantar para apreciar la lenta evolución a lo largo de la velada.
    Esperamos una larga guarda, en la que se observe una lenta y positiva evolución.

  • Cosecha 2012

    • 75% Malbec
    • 25% Cabernet Sauvignon

    Al inicio del ciclo vegetativo, en los meses de septiembre y octubre de 2011, las temperaturas promedio alcanzaron los 20ºC y se registraron precipitaciones leves, es decir, las condiciones ideales para la brotación y la cuaja.

    A partir de enero de 2012 aumentaron las temperaturas y los días soleados y calurosos se alternaron con noches históricamente frías. La oscilación térmica entre el día y la noche registró una diferencia récord de hasta 15ºC. Tales condiciones se conjugaron para producir una fruta con una sorprendente paleta aromática y una importante concentración de azúcar que va de la mano de un buen nivel de acidez.

    Las elevadas temperaturas diurnas y la ausencia de precipitaciones se mantuvieron hasta que llegó a su término el periodo de crecimiento, lo que nos permitió cosechar uvas de gran calidad, que no solo habían alcanzado la madurez óptima, sino también colores intensos y un espléndido nivel de concentración.

    NOTAS DE CATA (AL MOMENTO DEL EMBOTELLADO)

     Color púrpura intenso con destellos violeta y rojo rubí. Este ensamblaje único se caracteriza por su complejidad aromática donde predominan notas de frambuesa, pimienta negra, violeta, grafito y un suave dejo de chocolate amargo. En boca destaca toda la expresión de CARO con sus taninos elegantes y refinados. Un vino para beber ahora, si bien puede seguir evolucionando por 10 años más.

  • Cosecha 2010

    • 60% Malbec
    • 40% Cabernet Sauvignon

    La temporada 2010 se caracterizó por temperaturas más bien bajas pero sin ningún fenómeno climático extremo que perturbara el desarrollo de nuestros viñedos. El ciclo se inició con una primavera fresca pero sin heladas, lo que favoreció la buena floración. El verano cálido y estable permitió el inicio del envero en las fechas habituales. Entre el envero y la cosecha las temperaturas se mantuvieron bajas pero estables, con escasas precipitaciones, lo que favoreció la correcta maduración del Cabernet Sauvignon y el desarrollo de los aromas a frutos secos, las notas florales y el intenso color púrpura característicos del Malbec. La vendimia se inició a comienzos de abril en los Malbec provenientes del viñedo Las Compuertas y concluyeron el 28 del mismo mes en los Cabernet Sauvignon de las zonas más frescas de Gualtallary.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Color rojo intenso y profundo, con sutiles reflejos púrpura. La nariz evoca agradables aromas de frutos rojos y negros, como grosella y grosella negra, seguidos de un final a menta y cedro. En boca se aprecian notas de vainilla, especias y moka características del roble francés. Vino denso y complejo, con taninos presentes, buena persistencia y amplio paladar. Boca aterciopelada, agradable y persistente gracias a la notable elegancia de sus taninos. Vino profundo, aromático y complejo con fruta intensa y muy seductora. Aún necesita tiempo para alcanzar su máxima expresión.

  • Cosecha 2009

    • 75 % Malbec
    • 25% Cabernet Sauvignon

    El clima durante la temporada 2009 fue excelente, sin accidentes climáticos y con una primavera fresca y prolongada. Después del envero y hasta fines de abril se presentaron condiciones estables y secas, con temperaturas moderadamente cálidas y constantes. La cosecha se desarrolló sin inconvenientes, en condiciones óptimas para la maduración del Malbec, que alcanzó su máxima expresión de fruta madura y suculenta e intenso color. El Cabernet Sauvignon no resultó tan favorecido, sobre todo en los suelos muy pobres y de baja retención hídrica. El ambiente demasiado seco y cálido produjo algo de deshidratación hacia el final de la cosecha.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Intenso color rojo profundo con fuertes matices púrpura. En nariz se aprecian los aromas de frutos rojos y negros, también grosellas, algo de menta y cedro. Complementan el bouquet notas de vainilla, especias y moca provenientes del roble francés. Vino con mucho cuerpo. La importante estructura tánica pero de taninos finos y bien tramados confiere a este vino longitud y sensaciones dulces y agradables. Profundo, aromático, complejo de fruta intensa y atractiva. Aún necesita tiempo para alcanzar su máxima expresión.

  • Cosecha 2007

    • 60% Malbec
    • 40% Cabernet Sauvignon

    Las condiciones meteorológicas fueron excelentes en primavera y en verano. El buen tiempo se mantuvo, con temperaturas no excesivamente altas, lo que permitió obtener uvas de excelente calidad. Algunas lluvias sorprendieron durante el periodo de las vendimias, pero afortunadamente sin peligro para los racimos que habían logrado una perfecta madurez.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Hermoso color rojo púrpura profundo. Nariz intensa de frutas rojas y negras (cerezas, grosellas negras), con notas de alajú, de licor y de vainilla. Boca redonda, con una bella trama tánica bastante potente, fina y gran longitud. Es un vino con un gran potencial de guarda.

  • Cosecha 2006

    • 50% Cabernet Sauvignon
    • 50 % Malbec

    El año estuvo marcado por condiciones meteorológicas excelentes. Los vientos de primavera tuvieron un impacto muy positivo en el estado sanitario y la calidad de las uvas. Los rendimientos de Malbec en determinados sectores se vieron afectados por una tormenta de granizo en diciembre.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Hermoso color rojo púrpura profundo. Nariz de intensos frutos rojos y negros (cerezas y grosellas negras), notas a cedro, vainilla y tabaco, levemente mentoladas y bien integradas. Boca redonda, con buena estructura tánica. Delicado y prolongado final. Vino con gran potencial de guarda.

  • Cosecha 2005

    • 50% Cabernet Sauvignon
    • 50 % Malbec

    La vendimia sufrió los embates de una helada primaveral que disminuyó los rendimientos. El verano fue más fresco que lo habitual, con temperaturas moderadas y agradables que permitieron que se completara la maduración. Lo anterior fue especialmente beneficioso para el Cabernet, que ganó en persistencia, estructura y acidez. Una vez maduro, el Malbec mantuvo su característica fruta fresca.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Hermoso color con suaves tonos violeta. Nariz intensa y compleja cargada de frutos rojos y negros maduros seguidos de aromas a tabaco y vainilla. Suave mentol. Madera bien integrada. Untuoso, redondo, potente y aterciopelado, de gran complejidad aromática en boca y buen final. Vino rico y equilibrado donde destacan taninos maduros y jugosos.

  • Cosecha 2004

    • 55% Cabernet Sauvignon
    • 45% Malbec

    Tanto la primavera como el verano trajeron condiciones meteorológicas excelentes. El final del verano fue seco y muy caluroso, con un fuerte viento proveniente de los Andes llamado ‘Sonda’ que interrumpió el proceso de maduración en ciertas parcelas de Cabernet Sauvignon localizadas a media altitud. Los Malbec y los Cabernet Sauvignon ubicados a mayor altura no se vieron afectados.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Hermoso color con suaves destellos ámbar. En nariz se aprecian aromas de frutos negros maduros seguidos por notas a madera que evolucionan bien entre los clásicos aromas a tabaco y cedro. Untuoso, redondo, potente y aterciopelado. Gran complejidad aromática en boca y buen final. Vino rico y equilibrado donde destacan taninos maduros y jugosos.

  • Cosecha 2003

    • 50% Cabernet Sauvignon
    • 50% Malbec

    El 2003 fue un gran año para Mendoza, ya que predominaron condiciones climáticas favorables entre el envero y la vendimia. Luego de una primavera fresca y ventosa, el verano trajo temperaturas récord a fines de los meses de enero y febrero. En las altas mesetas, los Malbec y Syrah alcanzaron niveles perfectos de maduración, mientras que los Cabernet Sauvignon alcanzaron niveles muy satisfactorios.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Hermoso color con suaves destellos ámbar. En nariz se aprecian aromas de frutos negros maduros seguidos por notas a madera que evolucionan bien entre los clásicos aromas a tabaco y cedro. Untuoso y aterciopelado, de gran complejidad aromática en boca. Buen final especiado. Vino rico y equilibrado donde destacan taninos maduros y jugosos.

  • Cosecha 2002

    • 60% Cabernet Sauvignon
    • 40% Malbec

    El 2002 fue un gran año para Mendoza, con excelentes condiciones climáticas entre el envero y la vendimia. Un verano seco y no muy caluroso, aunque asoleado y constante, con algunas tormentas eléctricas breves a mediados de febrero sin consecuencias. 

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Este vino presenta un aspecto oscuro, una nariz potente, con notas de parrilla y vainilla que desarrollan aromas a mora y cerezas  negras. Boca afrutada, densa, grasa y prolongada.  Gran frescura del fruto y nerviosidad. Un vino rico y equilibrado donde destacan taninos maduros y jugosos.

  • Cosecha 2001

    • 66% Cabernet Sauvignon
    • 34% Malbec

    La primavera y el comienzo del verano se caracterizaron por excelentes condiciones climáticas para el viñedo. Este año fue particularmente bueno para los viñedos ubicados en altura, en los cuales las altas temperaturas del verano permitieron una atractiva madurez y un buen nivel de azúcar. Las vendimias se extendieron por dos semanas, entre el 4 y el 15 de abril. 

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Las condiciones climáticas durante la vendimia dieron vida a una cosecha 2001 elegante y refinada, con frutos rojos y negros muy maduros en perfecta comunión con la madera. Los finos taninos dan paso a un largo y aromático final. Este Malbec argentino afrutado y jugoso se complementa con los aromas y la carnosidad del Cabernet Sauvignon.

  • Cosecha 2000

    • 67% Cabernet Sauvignon
    • 33% Malbec

    Un año climático más bien tardío, con temperaturas primaverales más bajas que lo normal hasta comienzos de enero. El verano seco y asoleado hizo posible esperar con tranquilidad la madurez óptima y la concentración de los aromas. Las vendimias se desarrollaron en condiciones excelentes a fines de marzo en el caso del Malbec y entre 10 y 15 días más tarde en el caso del Cabernet Sauvignon.

    Notas de cata (al momento del embotellado)

    Este extraordinario año climático se tradujo en una primera cosecha de Caro que responde perfectamente a la ambición de sus “progenitores”, con mucha fruta y gran complejidad en nariz y una boca de textura agradable, elegante y seductora. La perfecta unión de la fruta y dulzura del Malbec  con la elegante textura y los sabores del Cabernet Sauvignon.