Noticias

Lafite y Duhart-Milon, dos châteaux tan cerca uno del otro…

Entrevista a Charles Chevallier, Director Técnico de las Propiedades Bordelesas y Régis Porfilet, Responsable de viñedos en las propiedades Châteaux Lafite Rothschild & Duhart-Milon.

Dada la cercanía geográfica de estas dos propiedades, ¿cómo se explican las diferencias que presentan los vinos de Château Duhart-Milon y Château Lafite Rothschild?

Régis Porfilet (RP) – Si nos limitamos a hablar de los suelos, podemos decir que la distribución y la calidad de las tierras son muy similares. De hecho, desde hace más de 10 años que un mismo equipo aplica exactamente las mismas técnicas. En consecuencia, hay que buscar diferencias en las otras características de los terroirs y en lo que observamos día a día. Por ejemplo, en términos generales, en Duhart-Milon la fruta madura en forma un poco más tardía que en Lafite.

 ¿Por qué razón?

Charles Chevallier (CC) – Eso habría que preguntárselo a la naturaleza… Intentamos comprenderla, pero la naturaleza actúa por sí sola.

Existe una diferencia clara a nivel de la exposición de las parcelas. El viñedo de Lafite tiene una orientación más sur/sureste, mientras que Duhart-Milon tiene una exposición claramente noroeste. De esta forma, sus marcadas laderas reciben más sol de tarde. Por otra parte, Lafite se encuentra en el lado del río, mientras que Duhart-Milon se ubica en el lado del bosque landés. Por último, los suelos registran mayor profundidad en Lafite que en Duhart. De hecho, en Lafite hemos encontrado raíces hasta 7 metros de profundidad. En Duhart, las raíces llegan a los 4 metros, lo que de todas maneras es bastante.

 Más allá de las diferencias, ¿qué cree usted que caracteriza al viñedo de Duhart-Milon?

RP – Al igual que Lafite, está fundamentalmente constituido por suelos de grava. Es un viñedo muy homogéneo desde todo punto de vista que consta de un solo macizo de grava profunda y de muy buena calidad. En términos de su antigüedad, las viñas son más homogéneas que las de Lafite, ya que en su mayoría fueron replantadas en 1963. Cabe destacar que desde hace algunos años sólo se producen dos cepas: Cabernet Sauvignon (67%) y Merlot (33%).

 ¿Qué puede decirnos del proceso en bodega en Château Duhart-Milon y Château Lafite Rothschild?

CC – La principal diferencia radica en la crianza. En Lafite la crianza del vino se realiza exclusivamente en barricas nuevas, mientras que en Duhart sólo un 50% de la producción pasa por barricas nuevas y el otro 50% es sometido a crianza en barricas de un año de uso con el fin de mantener un perfecto equilibrio de los taninos…

 ¿Cómo compararía el estilo de los vinos de Château Duhart-Milon y de Château Lafite Rothschild?

CC y RP – Lafite es un vino complejo, con gran potencial de guarda, que por sobre todo se caracteriza por un elegancia y una gran “amabilidad” en boca desde que es muy joven. Duhart-Milon es un vino que se “toma su tiempo” antes de invitar a ser bebido dada la intensidad de su carácter. Esta característica “histórica” se ha visto atenuada en los últimos años por un manejo más riguroso en el viñedo y la bodega, sin embargo, se trata de un vino que no estará listo para beber antes de 5 a 10 años, momento en que hará gala de un sorprendente equilibrio entre frescor, complejidad y elegancia donde sin duda alguna se podrá percibir la proximidad de Lafite.

Charles Chevallier et Régis Porfilet

Charles Chevallier y Régis Porfilet

Charles Chevallier