Noticias

Entrevista: Olivier Trégoat, nuevo Director técnico de las propiedades de DBR (Lafite) fuera de Burdeos

Olivier Trégoat, de 42 años, es el nuevo Director técnico de las propiedades de DBR (Lafite) fuera de Burdeos y, como tal, supervisará a partir de ahora Domaine d’Aussières (Languedoc), Viña Los Vascos (Chile), Bodegas CARO (Argentina) y la Propiedad de Penglai en China.Trégoat sucede en el cargo a Eric Kohler, quien asume la dirección de las propiedades bordelesas del grupo.

Un interesante desafío para este hombre que vive y genera pasiones y a quien le invitamos a conocer en las siguientes líneas.

 

DBR (Lafite): Sr. Trégoat, en el pasado mes de diciembre, DBR (Lafite) anunció oficialmente que usted asumiría el cargo de Director técnico de las propiedades internacionales del grupo.
¿Qué nos podría contar sobre su persona y su carrera profesional?

Olivier Trégoat (OT): Soy ingeniero agrónomo y enólogo de profesión. Mi relación con la región bordelesa se inició en 1999 cuando comencé a trabajar en una tesis sobre el estudio de suelos y subsuelos de las mayores propiedades vitícolas de la región. Este proyecto que tomó tres años me permitió trabajar en el famoso “Club de los 8”, como se denomina al grupo de viñas compuesto por Château Ausone, Château Cheval Blanc, Château Haut-Brion, Château Latour, Château Margaux, Château Mouton-Rothschild, Pétrus y por supuesto Château Lafite Rothschild.
Fue una experiencia extraordinaria que me llevó a conocer y familiarizarme con los equipos de los diversos châteaux. Fue precisamente en esos años que conocí a Eric Kohler, quien ya trabajaba para Lafite.

DBR (Lafite): Si bien usted inicia su carrera en la región bordelesa, es en Languedoc donde verdaderamente comienza su relación de trabajo con el grupo DBR (Lafite), ¿no es así?

OT: Efectivamente. Puedo decir que la buena fortuna hizo que mis decisiones personales resultaran favorables para abrir oportunidades profesionales.
Luego de terminar ese estudio de suelos que representa uno de los pilares de mi carrera profesional, acompañé a mi esposa que tenía un proyecto profesional en Languedoc.
Fue así que me contrataron en un laboratorio muy respetado de la región. Durante los cinco años siguientes, aprendí muchísimo sobre la región al trabajar con las vinificaciones de un número importante de viñas. Si bien trabajaba como consultor, esta labor me permitió acercarme mucho a los equipos y conocer de cerca las problemáticas de las viñas, que es precisamente para lo que nos contrataban. Domaine d’Aussières era una de las viñas con las que debíamos trabajar y de esta forma estuve por segunda vez en contacto con el Grupo DBR (Lafite).

DBR (Lafite): Según tenemos entendido, usted trabajó anteriormente como consultor para el Domaine d’Aussières.

OT: Exactamente. En el año 2003 decidí servirme de la experiencia adquirida en Languedoc para ofrecer mis servicios como consultor independiente especializado en suelos y viñedos. Como parte de mi labor, ofrecía orientación sobre las prácticas vitícolas adecuadas una vez evaluado el potencial de cada propiedad a través de un análisis profundo de los suelos.
Trabajé como consultor durante 12 años, hasta el año pasado.

En 2004, Eric Kohler, que ya había asumido como Director técnico del Domaine d’Aussières, me contactó para que le prestara mis servicios. Nos habíamos conocido en Lafite y nos habíamos vuelto a ver en Languedoc producto de una historia bastante interesante. El Grupo DBR (Lafite) había adquirido la propiedad en el año 1999 con el objeto de rescatar este viñedo en el que los equipos tenían una fe enorme. A mí me pareció una apuesta muy atractiva porque yo mismo estaba convencido del enorme potencial de estas tierras.

Para el año 2004, ya se encontraba en plena operación un plan de rehabilitación del viñedo. Mi labor fue elaborar una cartografía de los suelos y subsuelos de Aussières entre el 2005 y el 2006 con el fin de apoyar el esfuerzo cualitativo al que estaba abocada la propiedad.

Hoy, la calidad de los vinos de Aussières ha alcanzado reconocimiento y renombre gracias a su primer vino y yo espero haber hecho un pequeño aporte.

DBR (Lafite): Nuestros asociados no lo conocían, sin embargo, ¿es correcto decir que usted trabajó tras bambalinas en las actividades vitícolas de DBR (Lafite) desde 2004?

OT: Sí, de cierta forma, pero hay que hacer algunas precisiones.
En rigor, trabajé en proyectos de desarrollo en el extranjero. Como resultado de mis servicios de consultoría, había trabajado en Languedoc, en Burdeos, pero también fuera de Francia, específicamente en Turquía, España, e incluso en China. Producto de ello, estaba bien familiarizado con las características de los distintos terroir y de las diversas condiciones climáticas de cada uno de ellos.
En 2009, cuando fue nombrado Director técnico de las propiedades internacionales del grupo, Eric Kohler pensó en mí con la intención de que hiciéramos el mismo trabajo de análisis y cartografía de suelos que habíamos realizado en Aussières.

DBR (Lafite): ¿En qué proyectos trabajaron conjuntamente usted y Eric Kohler en nuestras propiedades?

OT: En Viña Los Vascos realizamos una labor muy similar a la que habíamos llevado a cabo en Aussières, es decir, el estudio se concentró en gran medida en analizar el régimen hídrico de la propiedad, característica clave en los países más cálidos. En ese contexto, tuve la oportunidad poner al servicio de DBR mi experiencia para la aplicación de un proyecto piloto de riego que ayudó a preparar la transición hacia un sistema de riego gota a gota. Por otra parte, se adquirieron nuevas parcelas donde se cosecharían las uvas que se utilizarían para elaborar el Gran Reserva de Los Vascos.
En China, en la propiedad de Penglai, tuve la oportunidad de participar en este proyecto desde que se preparó la tierra para plantar las primeras vides.

DBR (Lafite): ¿Qué objetivos se ha planteado como nuevo Director técnico en DBR (Lafite)?

OT: Amo la tierra y a través de mi experiencia como consultor de DBR (Lafite) he podido comprobar que compartimos una visión: Respeto por la tierra y el clima y una visión de largo plazo en las propiedades que decidimos trabajar.
Mi intención está muy lejos de gestar una revolución. Más bien busco perpetuar el esfuerzo realizado por el Grupo y por Christophe Salin en cuanto a calidad.
Mi objetivo es continuar la labor de Eric Kohler y de los equipos de Aussières, Los Vascos, Bodegas CARO y Penglai, cuyo compromiso es destacable.

En Los Vascos y Aussières hoy cosechamos los frutos del esfuerzo realizado durante toda una década de trabajo incesante. En Penglai esperamos con impaciencia las próximas plantaciones. Y en Bodegas CARO nos preparamos para auspiciosos proyectos con la familia Catena.