1992 - Jean-Baptiste Mondino

En sus inicios, Jean-Baptiste Mondino trabajó como grafista en Publicis antes de que llegara su gran oportunidad, la que vino de la mano de una campaña de Dim donde hizo maravillas. Su segunda pasión consiste en fotografiar grupos de rock – es un amante de la música. Luego, grandes estrellas de la canción como Sting, Madonna y Vanessa Paradis recurren a él para sus clips. También es muy apreciado por los grandes de la Alta Costura (Jean-Paul Gautier, Yves Saint Laurent, Christian Dior…). Su originalidad y sentido de la Luz sedujeron al Barón Éric y a Daniel Vignat. En el Château Lafite Rothschild, su mirada se posó sobre las barricas y sus huellas sobre los muros, lo que asoció con pinturas rupestres.