Noticias

Domaine d'Aussières, informe de vendimia 2015

vendanges-Aussières2

 UNA COSECHA MUY CERCANA AL IDEAL AGROCLIMÁTICO

Como es habitual año tras año, la región de Languedoc experimentó grandes variaciones climáticas. De tal manera, mientras el norte se encontraba bajo fuertes precipitaciones al final del verano, más al sur, la región de Narbona veía una total ausencia de lluvias durante el mismo periodo.

En Aussières, el clima que reinó durante el año permitió que las uvas se desarrollaran en condiciones ideales desde la brotación, durante la floración y hasta la maduración.

La continuidad de este auspicioso clima redundó en un grado óptimo de maduración en todas nuestras parcelas y a su vez permitió que la fruta alcanzara su mejor expresión aromática y un equilibrio sin igual en todas las cepas, desde el precoz Chardonnay, hasta los más tardíos Mourvèdre y Cabernet Sauvignon.

Las intensas precipitaciones locales del mes de noviembre de 2014 aseguraron que las reservas de agua en subsuelos y napas freáticas alcanzaran su máxima capacidad y garantizaron la continuidad del régimen hídrico a lo largo de todo el periodo de la cosecha 2015.

Las clementes temperaturas que acompañaron a los viñedos hacia su periodo de latencia (reposo vegetativo invernal) no hacen más que augurar una excelente calidad futura.

En términos generales, el invierno fue benigno, si bien llegó a su fin en febrero marcado por las temperaturas más bajas de la estación. Ya al comenzar la brotación en el mes de marzo, los viñedos acusaban un importante retraso de casi 15 días en su desarrollo vegetativo.

El retorno de las temperaturas primaverales y los niveles adecuados de precipitaciones observados en la estación se conjugaron para hacer que este periodo clave del desarrollo futuro del viñedo avanzara en las mejores condiciones posibles.

Las elevadas temperaturas que se mantuvieron durante mayo, junio y julio permitieron recuperar completamente el retraso que se había observado en el desarrollo vegetativo hacia fines del invierno, de manera que al producirse el envero, el desfase respecto de un año promedio era de tan solo un día.

Durante toda la época de la cosecha, la región gozó de condiciones meteorológicas casi perfectas donde reinaron las noches frescas y los días calurosos que permitieron todas nuestras cepas alcanzaran una madurez óptima.

La vendimia comenzó el 3 de septiembre con el Chardonnay (1 de septiembre en 2014) y concluyó el 2 de octubre con el Mourvèdre (misma fecha que el año anterior).

Ya en bodega, la degustación de las distintas cepas en proceso de vinificación permitió confirmar el excelente nivel de la cosecha en todo aspecto y augurar un potencial sobresaliente para todos los vinos.

 

LAS CEPAS

vendanges-Aussières3

Corbières, cepas meridionales de muy buen potencial

Las cepas meridionales alcanzan los más altos niveles de calidad en nuestros suelos menos profundos y donde deben hacer frente al estrés hídrico que les permitirá expresar su mejor potencial.
Si bien los vientos cálidos que se registraron hacia fines de septiembre tuvieron un cierto efecto sobre la calidad de la fruta, la cepa Mourvèdre, conocida como la más tardía y caprichosa de todas las variedades de la denominación Bornières, nos confirma su muy buen potencial para la elaboración de grandes vinos.

Los vinos de la IGP Oc, gran calidad y cantidad en igual medida

Durante esta cosecha, las cepas bordelesas y borgoñesas que crecen en nuestros terroirs de suelos más profundos e importantes reservas de agua pudieron expresarse a sus anchas.
Al momento de la degustación, el excelente equilibrio y frescor, especialmente del Chardonnay, y sobre todo la riqueza de los vinos, nos permiten anticipar que la cosecha tendrá todas las características necesarias para convertirse en una de las más grandes de Aussières.

El presente informe fue elaborado una vez concluidas las vendimias, conjuntamente por Aymeric Izard, Director del viñedo de Aussières, y Eric Kohler, Director Técnico de las propiedades internacionales del grupo.