Consejos de degustación

¿Cuánto tiempo debe decantarse una cosecha antigua?

Contrariamente a lo que normalmente se supone, la decantación es una operación recomendable sobre todo para los vinos jóvenes que necesitan abrirse para poder expresar en plenitud todas sus virtudes al momento de la degustación.
El tiempo necesario varía entre 0 y 24 horas dependiendo del vino y de la cosecha. Los vinos que poseen un elevado contenido de taninos requerirán de un periodo de reposo mayor. Las antiguas cosechas no necesitan una decantación prolongada, pudiendo abrirse 1 o 2 horas antes de su degustación.
En Lafite, el maestro bodeguero siempre efectúa una decantación doble de los vinos tintos:

  • decantación en envase de vidrio (a la vela),
  • limpieza de la botella,
  • llenado de la botella con el vino ya decantado.

 

Aunque sea por un periodo breve, siempre es recomendable decantar el vino pues el proceso permite desplegar los aromas y comprobar que el vino no presenta defectos especiales.

¿Cuál es la temperatura ideal para degustar un vino?

Una temperatura inapropiada puede ser contraproducente para la degustación, pues el alcohol aumenta conforme sube la temperatura y la intensidad del bouquet disminuye.
Como regla general, aconsejamos servir los vinos según la siguiente tabla de temperaturas:

  • 16 a 18°C para los vinos tintos amaderados,
  • 15 a 17°C para los vinos tintos sin madera,
  • 10 a 12°C para los vinos blancos y rosés,
  • 8 a 10°C para los blancos licorosos.

 

También es importante tomar en cuenta la temperatura ambiente: un vino que se degusta a 11ºC dará la impresión de estar congelado si hace mucho calor. Por lo tanto, es preferible beberlo entre 13 y 14ºC.
En la práctica, es mejor conservar los vinos blancos en el refrigerador (heladera) antes de la cena y sacarlos aproximadamente 15 a 30 minutos antes del servicio. En el caso de los vinos tintos, se deben guardar en un lugar fresco (2ºC menos que la temperatura ambiente) hasta el momento de servir.