Château Duhart-Milon

“Un viñedo tan hermoso y tan cerca de Lafite… la oportunidad de revivirlo era simplemente irresistible”

Barón Eric de Rothschild

Historia

Crónica de un renacimiento

Desde comienzos del siglo XVIII, la comuna de Pauillac se cubrió de viñedos, impulsada por la Propiedad de Lafite. Los vinos de Milon sirvieron de renta al Señor de Lafite y formaron parte de los “vinos de apoyo” de Château Lafite, dando fe del reconocimiento a la calidad superior del terroir. En aquella época, el propietario de Lafite era el Marqués Nicolas-Alexandre de Ségur, a quien el rey Luis XV proclamó como “Príncipe de las viñas”.

En 1815, el comerciante Guillaume Lawton ya se refería al vino de Mandavy-Milon proveniente de las lomas de Milon como el “quatrième cru” de Pauillac. Entre 1830 y 1840, la familia Castéja se convirtió en heredera tanto de Mandavy como de la viuda Duhart (14 ha), recibiendo así un viñedo de aproximadamente 40 ha, al cual dio el nombre de Duhart-Milon. La tradición oral de los Castéja presentaba al “Señor Duhart” como un pirata de Luis XV que decidió avecindarse en Pauillac al jubilar. La residencia del “pirata” en el puerto de Pauillac aún se encontraba en pie en los años 1950, sirviendo de inspiración para la etiqueta de los vinos Duhart-Milon.

La clasificación de 1855 reconoció la calidad del terroir de Duhart-Milon al designarlo único 4ème cru classé de la comuna de Pauillac. Durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, la familia Castéja mantuvo la propiedad del domaine, estableciendo al Château Duhart-Milon como uno de los grandes domaines de Pauillac, con cerca de 50 ha.

En 1937, los avatares de las sucesivas herencias condujeron a la venta del château. Cinco propietarios se sucedieron en un periodo de 25 años, causando la fragmentación y el ocaso del viñedo, el cual se vio acentuado por la gran helada de 1956. La calidad de los vinos del château decayó considerablemente hasta la adquisición de la propiedad por parte de la familia Rothschild en 1962. Duhart-Milon abarcaba entonces 110 ha, de las cuales solo 17 contaban con viñedos. Se dio inmediato inicio a importantes trabajos en el viñedo que incluyeron labores de drenaje, arranque y replantación de vides, compra de parcelas contiguas y recomposición del viñedo mediante el intercambio de parcelas. De igual forma, se instalaron nuevas bodegas y cubas de fermentación en Pauillac, haciendo crecer el viñedo de 43 ha en 1973 a 71 ha en 2001.

Hoy en día, la madurez alcanzada por el viñedo y la renovación de las bodegas aportan los toques finales al notable esfuerzo cualitativo de 40 años para restituir al Château Duhart-Milon su rango de “4ème cru classé del Médoc”. Las promesas iniciales de calidad de las cosechas 1990, 1995, 1996 y 2000 han sido confirmadas, recuperándose la certeza de contar con una calidad homogénea del más alto nivel. Prueba de ello es el extraordinario potencial alcanzado por las cosechas obtenidas a partir del año 2003. Si hubiera que destacar algunas cosechas, sin duda se mencionaría a los años 2005, 2006, 2009 y 2010, las cuales han sido elogiadas por la crítica y reconocidas con importantes alzas en sus precios.

.

 

bouteille

El Viñedo

Afinidad geográfica y técnica con Château Lafite Rothschild

El viñedo del Château Duhart-Milon se extiende en un bloque casi ininterrumpido por el lado oeste del Château Lafite Rothschild, sobre los lomajes de Milon situados a continuación de la meseta Carruades de Lafite. El Château Duhart Milon comprende 76 hectáreas de viñedos plantados en un suelo de fina grava mezclada con arenas eólicas sobre un subsuelo calcáreo de origen terciario.

Las 76 ha de viñedos se dividen en Cabernet Sauvignon (67%) y Merlot (33%), con una edad promedio de 30 años.

Desde 1962, la gestión de la propiedad está en manos de un solo equipo que supervisa tanto a Château Lafite Rothschild como a Château Duhart-Milon, dada la contigüidad de ambas propiedades. Eric Kohler, Director técnico de los châteaux bordeleses, es asistido en sus funciones por Christophe Congé, enólogo y vinificador, y por Louis Caillard, maestro viñatero.

Las técnicas utilizadas en ambos châteaux son idénticas y se enmarcan en un esquema tradicional que abarca desde un estricto control de los rendimientos y cosechas realizadas a mano hasta numerosas tareas llevadas a cabo manualmente durante todo el año.

 

 

La Bodega

En 2003 se procedió a una ampliación y renovación total de las cubas y la bodega.

Cada parcela se maneja inicialmente de manera aislada con el fin de comprobar si la uva cumple con los requisitos para integrar el Grand Vin una vez concluidas las fermentaciones. Luego, cada cuba es sometida a una serie de catas durante el mes de diciembre para una estricta selección del Grand Vin. Las bodegas se sitúan en el corazón del pueblo de Pauillac.

Cada cosecha envejece en barricas de roble fabricadas en su totalidad por la tonelería de Domaines. La duración del proceso de crianza en barricas varía según la añada entre 10 y 18 meses, periodo durante el cual los vinos se trasiegan a intervalos regulares y se clarifican con clara de huevo.

La producción anual promedio del Domaine (Château Duhart-Milon, Moulin de Duhart y Baron de Milon) es de 30.000 cajas y se embotella en el mismo château.